Calendario

Agosto. 2016
LunMarMierJueVierSabDom
 << < > >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Anuncio

¿Quién está en línea?

Miembro: 0
Visitante: 1

rss Sindicación

23 Nov 2015 
La seguridad de “tener la negra” y de desear que acabase el año y con él la mala suerte. La certeza de que no es mala suerte sino la vida.

También me acuerdo del día que conocí a Carmen en realidad después de llevarla conociendo unos dos años virtualmente. Lo primero que se me viene a la cabeza es el abrazo al encontrarnos en los alsas y el “eres como en las fotos”. Y un paraguas pequeño que llevamos abierto hasta el chino a pesar de que hacía tiempo que había dejado de llover.

Cuando murió la abuela de Blin, luego el abuelo de Drea y ahora la abuela de Medea. 

Recuerdo haberme reído muchísimo con tonterías de las que nadie más que mis amigas se reirían. Haber llorado por cosas que a nadie más que a mis amigas me atrevería a contarles.

Recuerdo la sensación de haber sido muy muy feliz en algunos momentos, de haber tenido momentos de esos de “ahora mismo, en este mismo instante estoy siendo feliz”; la sensación de querer morirme porque lo estaba pasando realmente mal. La sensación de no ver luz por ningún sitio pero saber que la tengo delante, la sensación de debilidad y de estar completamente perdida. La sensación de “me rindo, tú ganas, no me dejes ser feliz pero deja de hacerme desgraciada”.

Me quedan muchas cosas pendientes, pero también me queda mucha vida para llevarlas a cabo o por lo menos para intentarlo.

Admin · 21 vistas · Escribir un comentario
23 Nov 2015 
Un sms que le mando a Diego sólo para decirle que si se asoma a la ventana a mirar la luna, estaremos viendo lo mismo a pesar de estar tan lejos. Un mensaje suyo muy entrañable que me dice que el cielo en Gijón está nublado y que apenas puede verla.

Recuerdo también muchas decepciones en el trabajo, muchas desilusiones, bastante resignaciones, bastante conformismo, mucha rabia, mucha impotencia, muchas ganas de mandarlo todo a tomar por el culo.

Un verano en que Diego no se quedó a dormir conmigo ni un solo día a pesar de haberme pasado más de un mes sola en casa. Todavía no se lo eché en cara nunca pero me reconcome por dentro.

Un catorce de agosto completamente etílico. 

También recuerdo la mayoría de las veces que se va Medea para Madrid y me quedo con una sensación vacío horrible. Porque sé cuanto la voy a echar de menos aunque hable con ella por teléfono. Porque ese día suelo estar muy triste aunque luego me acostumbre y todo siga como siempre.

Me acuerdo de lo triste que se quedó Vero cuando David la dejó. Lo que le costó a Eli tomar la decisión de dejar de Fran. Lo mal que lo pasó Drea con SanchoPanza. A leer mas llorar porque FranPe no se aclaraba y a Mede ilusionadísima con cierto Rubi que nunca legué a conocer.


Admin · 22 vistas · Escribir un comentario
23 Nov 2015 
También un día que subimos todas a comer a los Maizales porque yo entraba más tarde a trabajar. Bebiendo sidra y comiendo patatas y tortilla; hablando de chicos, de sexo, de trabajo y de unas posibles vacaciones a Mallorca.

Viva la memoria selectiva que no me está enlace recordar apenas momentos malos. Me vienen flashes de muchos momentos de este año, pero la mayoría no son malos. Y eso que este año tampoco lo puedo considerar el mejor de mi vida.

Mi primer doblete un lunes 21 de junio. El Carmín de la Pola del que tenía pensado irme a las tres porque entraba a currar a las siete. Llovía. Me lo pasé tan bien a pesar de no estar haciendo nada especial que terminé cogiendo el alsa a las seis de la mañana y llegando a trabajar por los pelos y sin la tarjeta para poder fichar. Recuerdo haber trabajado tenido que trabajar en falda y con una cara de sueño impresionante, sobretodo a partir de las diez.

Mi primer viaje en avión. Un mensaje que le mandé a Diego diciéndole que había sido una pasada, que había estado encima de las nubes y que un día teníamos que volar juntos. “Pequeño oso amoroso, ¿qué hacías tú encima de las nubes? te quiero Su”

Mi primera salida de la península y mi primera decepción de “vacaciones de adulta”; avión, hotel, coche alquilado y cinco chicas con ganas de pasarlo bien. “Y si se para el mundo ahí fuera, me la pela, me la pela....” (Y yo sentada en el asiento de atrás tratando de dormir un poco)


Admin · 22 vistas · Escribir un comentario
23 Nov 2015 
Una comunión en Bilbao que a su vez me recuerda la primera vez que hice el amor con Diego; o que por lo menos encontramos el agujero de entrada, porque intentarlo lo habíamos intentado muchas veces antes.

Me acuerdo la ilusión que me hizo que una de sus primas viniese corriendo a abrazarme en cuanto me vio. Parecía realmente alegarse de que yo estuviese aqui.

Un 4 de julio en que vamos a cenar fuera todos juntos para celebrar el cumpleaños de mi padre y sobretodo el abrazo que me da cuando llegamos a casa y le damos su regalo. No recuerdo qué le regalamos; sólo me acuerdo del abrazo que me dio. Me acuerdo que me fui a la cama llorando, pero no de pena.

No suelo abrazar a mis padres ni a mi hermana, no soy capaz de decirles te quiero, te necesito o cualquier frase del estilo. 

Me acuerdo de la ilusión con que hice las maletas para irme a Llanes a pasar unos días, la ilusión con que me subí al coche y el cosquilleo en el estómago todo el viaje. (¿Qué te puedo dar?, que no me sufras que no vea en tus ojos reflejos de cristal, que me mata tu angustia que me puede tu mal).
Y también recuerdo recordar a Israel, un chico de león que conocí hace años allí y que espero no volver a ver nunca más para poder quedarme siempre con aquel recuerdo tan guapo suyo “No cambies chica”. Uno de los mejores rollos de mi vida.


Admin · 20 vistas · Escribir un comentario
23 Nov 2015 
A sólo un día de cumplir los 25 echo la vista atrás tratando de evaluar un poco el año y lo primero que se me viene a la cabeza es Diego doblando el pasillo de los yogures para decir que no puede aguantar más esa situación. No sé si será lo más significativo del 2004, supongo que si porque fue lo primero que recordé.

Después se me viene la cabeza un examen teórico aprobado a la primera y uno práctico que me costó sudor y lágrimas, sobretodo muchas lágrimas y mucho dinero. E inevitablemente unido a esto, recuerdo a cierto profesor del que nunca más supe nada y al que me gustaría encontrar un día por la calle para hablar tranquilamente y ver cómo le va la vida.
Ir a los pericones a reírme y llorar a la vez. A reírme y a llorar de alegría o de pena o de todo a la vez. Y de mandarle un mensaje a Medea diciéndole “ya está”.

Recuerdo las primeras vacaciones con Vero, porque a pesar de ser mi amiga hace más de diez años nunca nos habíamos ido juntas de viaje porque sus padres son demasiado estrictos y ella demasiado sumisa. También las primeras vacaciones con Blin y éstas.

Una manifestación por el 11M en Oviedo que hizo que se me pusiesen los pelos de punta. Dar gracias a dios porque Medea estuviese bien.

Ahora me acuerdo de cuando llamaron a mi madre para decirle que tenía dos días para instalarse en Santander y volver a currar en el hospital, cubriendo una baja indefinida. Fue justo cuando veníamos de la mutua por una contusión púbica que me tuvo veinte días de baja.


Admin · 17 vistas · Escribir un comentario

1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Página siguiente